viernes, 20 de mayo de 2011

Primera lectura: Pochi

FUMO Y BEBO

Huesos que se acumulan,

que caen colina abajo junto a canicas que explotan

y los amantes se llenan la boca chupándolos uno por uno.


Igual que las hienas.


Igual que las tinieblas.


Como el amor de dos locos encerrados en habitaciones diferentes.



Están sentados cerca.

más cerca que el aire que les rodea, tan cerca que se están perdiendo

que no saben quién es el otro

Tan cerca que ya no les importa el morir sin hablarse.

Que se creen solos mientras el uno masturba al otro

que no se acuerdan de sus propios sexos

y después está el mar, la luna llena

y todo lo que no es sangre, saliva o semen

y ellos allí y el resto allá

y hasta para el silencio es tenso tanto silencio



Y las nubes,

las nubes que se creen que vuelan

y los niños,

los niños que les tiran piedras intentando cazar alguna.



Y luego, cuando llego yo,

las puertas se cierran y todo el mundo corre a sus camas

Es el silencio de sonrisas pícaras

yo, yo como una sombra

Como la sombra que todo lo cubre antes de la tormenta

yo en habitaciones donde las burbujas nunca explotan

yo y mis huesos y dos amantes que ríen lejos

yo y la noche y todos los sitios donde podría estar en ese mismo instante

Soledad, soledad que te hace invisible

Fumo y bebo en una habitación, en la que ya no queda nada 

No hay comentarios:

Publicar un comentario